domingo, 12 de abril de 2015

Pastilla del día siguiente: mitos y verdades, todo lo que necesitas saber sobre ellas

La anticoncepción de emergencia es método no abortivo que impide el embarazo cuando se tienen relaciones sexuales sin protección. Aunque su uso genera pocos efectos adversos, cuando se emplea frecuentemente puede desencadenar alteraciones importantes.

Es indudable que la píldora del día siguiente o “del día después” ha sido protagonista de múltiples polémicas en años recientes, pero todo parece indicar que llegó para quedarse. No obstante, es curioso que aunque la mayoría de la gente sabe de su existencia o ha escuchado comentarios sobre ella en algún programa informativo, prevalezcan todavía muchas dudas sobre su uso responsable.


¿Qué es?

La píldora de emergencia contiene levonorgestrel (progestágeno sintético o sustancia semejante a hormona femenina) igual al que se emplea en las píldoras anticonceptivas convencionales, sólo que en dosis más alta.

La particularidad de la anticoncepción de emergencia es que “puede usarse por mujeres después de una relación sexual sin protección o ante la falla del método que se estuviera usando. En caso de violación es indispensable para evitar un embarazo no deseado, ya que su mecanismo de acción inhibe la ovulación o la retrasa, impidiendo la fertilización. Por eso se debe ingerir, como máximo, hasta 72 horas después de ocurrido el coito.

¿Cómo funciona?

Los investigadores han llegado a la conclusión de que este método previene el embarazo a través de diferentes mecanismos de acción, dependiendo del momento del ciclo menstrual en que se encuentre la mujer durante la toma:

* Si el anticonceptivo se ingiere antes de la ovulación (momento en el que los ovarios liberan una célula reproductora femenina, es decir, un óvulo), retrasa o inhibe dicho proceso.
* En caso de que la mujer tome la pastilla antes de la fecundación (unión entre el óvulo y el espermatozoide), la fuerte dosis hormonal hará más difícil el avance y encuentro de las células reproductoras femenina y masculina.

* Otros estudios indican que las pastillas de emergencia también funcionan poco después de la fecundación, haciendo imposible que el óvulo se implante en la pared del útero (matriz).

¿Cuándo es conveniente tomarla? 

Siempre que se tengan relaciones sexuales sin protección y no se persiga el embarazo. Los ejemplos más comunes son los siguientes:

* Relaciones o coitos en los que no se utilizó método anticonceptivo alguno (condón para hombre o mujer; pastillas, inyecciones o parche hormonal, o dispositivo intrauterino).

* Relaciones sexuales en las que el preservativo se rompe, se desplaza o se retira inadecuadamente.

* Encuentros en los que se emplea el coito interrumpido y el hombre se retira demasiado tarde.

* Casos de violación.

¿Es un método anticonceptivo completamente efectivo?

No. Algunas estadísticas señalan que su porcentaje de eficacia, en promedio, va de 70 a 87%. No obstante, esta cifra aumenta hasta 95% cuando la pastilla se ingiere antes de que se cumplan 24 horas de haber tenido relaciones sexuales.

Cabe señalar que la pastilla del día siguiente no evita el embarazo en las relaciones sexuales que se tengan después de tomar la píldora. Además, dicho anticonceptivo deberá administrarse siempre bajo vigilancia médica para garantizar su uso correcto.

¿Protege contra el VIH u otras infecciones de transmisión sexual?

No. El único método que puede evitar las infecciones de transmisión sexual es el preservativo (para hombre o mujer), siempre y cuando se use correctamente.

¿Provoca el aborto? 

Imposible. “cuando la mujer está embarazada (es decir, cuando el óvulo se ha adherido al útero), los mecanismos de la anticoncepción de emergencia simplemente no actúan y, por tanto, no hay aborto”. En este sentido, insistimos en que la píldora de emergencia sólo es útil para impedir que el embarazo ocurra, como máximo, 72 horas después de tener relaciones sexuales sin protección.

¿Ocasiona efectos secundarios?

Si. Como: “Náuseas, vómito, dolor abdominal, fatiga, dolor de cabeza y cambios en el sangrado menstrual”.

Después de tomar un anticonceptivo de emergencia, el próximo ciclo menstrual de una mujer puede comenzar más temprano o más tarde de lo esperado, y el sangrado puede ser más ligero o más profuso de lo normal. La mayoría de las mujeres comenzarán su próximo período dentro de los siete días de la fecha esperada

Sin embargo, no hay que perder de vista que “cuando el sangrado menstrual de una mujer no comienza dentro de las tres semanas después de haber tomado un anticonceptivo de emergencia, podría estar embarazada y, por tanto, debe acudir a evaluación al médico. Hasta el momento no hay evidencia de que en estos casos haya efectos secundarios a largo plazo en el embarazo o el feto”.

¿Con qué frecuencia se puede emplear?

La pastilla del día siguiente debe administrarse con moderación. Su uso frecuente no sólo puede disminuir la efectividad del método, sino alterar los patrones de ovulación (inhibirla o retrasarla), dificultando el cálculo de los días fértiles.

Lo ideal es utilizarla sólo una vez (máximo dos) en un periodo, y a partir el ciclo menstrual siguiente comenzar a usar otro método anticonceptivo (parche, DIU, preservativo, inyectable) con regularidad. El uso posterior de la pastilla de emergencia sólo se aconsejaría cuando se piense que el método elegido para prevenir el embarazo pudo fallar.

Cuando la anticoncepción de emergencia se utiliza en intervalos menores a dos meses, es posible que se presente síndrome de ovario poliquístico (cuando hay bolsas cerradas llenas de líquido en dichas glándulas) a causa de las ovulaciones que quedaron detenidas, así como insuficiencia venosa periférica (dificultad que tienen las venas de las piernas para empujar la sangre al corazón). También puede haber retención de líquido, malestar en los senos, dolor de cabeza y alteración del periodo menstrual (se alarga, acorta o suspende, además de que el sangrado puede volverse escaso o profuso).

Después de todo, no hay que perder de vista que la fórmula de la píldora incluye componentes que, al consumirse en forma continua, alteran el equilibrio de ciertas hormonas diferentes a las de la ovulación, desencadenando ausencia de menstruación, crecimiento inadecuado del endometrio o pérdida de minerales en los huesos (compromiso del sistema óseo).

Finalmente, nos queda subrayar que la píldora del día siguiente no ofrece protección contra infecciones de transmisión sexual y que su porcentaje de efectividad, aunque elevado, no es mayor al de aquellas técnicas que se emplean de manera preventiva, como parches, pastillas, inyecciones o DIU. Por ello, como su nombre lo dice, es un método de emergencia, no de uso cotidiano o permanente.


Recibe todas nuestras actualizaciones en tu E-mail