sábado, 9 de mayo de 2015

Hepatitis B: Como detectarla y Cómo tratar esta grave enfermedad?

¿Has compartido tu corta uñas, cepillo de dientes o depiladora? Si es así, pon mucha atención, ya que ésta es una enfermedad que se transmite a través de cualquier contacto de sangre o fluidos riesgosos con la persona infectada.

Esta enfermedad, descubierta hace 40 años por el científico estadounidense Baruch Blumerg, ataca al hígado, irritándolo e inflamándolo, situación que en algunos casos puede ser fulminante (sólo en días).

Según el Dr. Marcos Huilcamán, “Hay que tener en cuenta que no sólo puede transmitirse a través de relaciones sexuales. También podemos infectarnos al compartir material contaminado con una persona que posee el virus activo, tales como máquinas de afeitar, cepillos de dientes, corta uñas, instrumentos para hacer tatuajes, piercings o agujas usadas”


Maneras menos recurrentes de transmisión son el contagio madre a hijo durante el periodo perinatal (entre la semana 28 de gestación y los 7 días de vida postnatal) y las transfusiones de sangre, puesto que hoy en día se solicitan todos los exámenes correspondientes a los donantes. Los alimentos y el agua contaminados no son un factor de riesgo de contagio, ni tampoco los contactos sociales con los portadores, como por ejemplo en el lugar de trabajo.

¿Cuáles son los síntomas?

En los casos en que el virus se aloja sólo por un tiempo, se pueden sentir fatiga, inapetencia, dolores musculares y nauseas, pero finalmente el virus se elimina y no existen consecuencias graves para la salud.

Los síntomas de la hepatitis incluyen piel y ojos amarillos, hinchazón o dolor del estómago (panza), debilidad de los músculos, dolor de las coyunturas ("joints" en inglés), salpullidos o artritis, nausea o vómitos, pipí oscuro, pérdida de apetito, fiebre, y cansancio.

Algunas veces no hay síntomas visibles pero sí hay pruebas que tu médico te puede hacer para saber si tienes uno de los virus de la hepatitis.
¿De qué manera se puede detectar el virus? 

Existe una serie de exámenes de sangre llamados “pruebas analíticas para la hepatitis viral” que se realizan para ayudar a diagnosticar la afección. Además se deben realizar una serie de exámenes para determinar la funcionalidad y daño del hígado como exámenes sanguíneos, ecográficos, endoscópicos e incluso medir el nivel de actividad del virus en la sangre mediante pruebas especiales moleculares, todo lo cual permite determinar qué tratamiento se debe seguir.

¿Cómo se trata la enfermedad?

“No se da tratamiento cuando el virus es sólo pasajero (dura menos de 6 meses), y todo se enfoca en evitar complicaciones derivadas de la enfermedad como sangrados, alteración de conciencia y el compromiso del estado general muy típico de la enfermedad. Pero en los casos en que la Hepatitis B es crónica, existen varias terapias que debe definir un especialista y que están garantizados en nuestro país por el AUGE/GES, con lo que se logra el control de la enfermedad en una buena parte de la población”, finaliza el doctor.

ESTE VIDEO TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR. 


Recibe todas nuestras actualizaciones en tu E-mail