jueves, 25 de junio de 2015

El poder del té de melón amargo contra el cáncer y la diabetes

El melón amargo es una especie de calabacín de origen tropical que se consume normalmente en forma de té. Sus propiedades pueden ayudar a prevenir y combatir diferentes problemas de salud. Este té ha sido popularizado en África, en Asia y en América Latina porque se ha demostrado que su consumo frecuente podría reducir los niveles de azúcar en la sangre en las personas que sufren una diabetes, hasta el punto de que varios estudios lo han llamado la insulina vegetal.

El té de melón para la diabetes

El consumo de té de melón amargo es aconsejable para curar o para prevenir los desequilibrios de azúcar en la sangre, como por ejemplo, la diabetes. Su alto contenido en antioxidantes tiene la capacidad de reducir los niveles de azúcar en la sangre, lo que hace de él un perfecto aliado para las enfermedades de diabetes de tipo 2.

Los investigadores han demostrado que el melón amargo ayuda a mejorar los problemas metabólicos gracias a sus efectos sobre el metabolismo de la glucosa.

El té de melón para combatir el cáncer

Tras varias investigaciones relacionadas entre las propiedades del té de melón amargo y el cáncer, se ha determinado que este vegetal posee beneficios contra el cáncer que pueden inhibir el crecimiento del cáncer de seno, entre otros muchos.
El extracto de melón amargo tiene la capacidad de inhibir el crecimiento de células cancerígenas gracias a su alto contenido en antioxidantes. Los antioxidantes ayudan a proteger las células del cuerpo y reducen los problemas provocados por los radicales libres, procedentes de la contaminación, de la mala alimentación, de las toxinas medioambientales o del humo del cigarro, por ejemplo. Para concluir, el alto contenido en antioxidantes del melón amargo aumenta la actividad inmune de forma significativa.


Otros beneficios del melón amargo

El melón amargo es una fuente rica en antioxidantes como el alfacaroteno, el betacaroteno, la luteína, y la zeaxantina. Contiene igualmente una buena cantidad de vitamina C que, como el resto de antioxidantes, protege el organismo de radicales libres y previene el envejecimiento prematuro de otras enfermedades.

El consumo de melón amargo estimula igualmente la salud digestiva, puesto que estimula la digestión y el peristaltismo de los alimentos a través del intestino hasta que son expulsados totalmente del organismo.

Esta es la razón de porqué el melón amargo ayuda también a combatir los problemas de estreñimiento y de indigestión. En la India, el melón amargo se ha popularizado como tratamiento para combatir las infecciones, los problemas de la piel e incluso el herpes.

Recibe todas nuestras actualizaciones en tu E-mail