martes, 7 de julio de 2015

Esto es lo que debes hacer para nunca tener varices

Dentro de las lesiones vasculares que más afectan a la población mundial se encuentran las varices. Las varices o venas varicosas son provocadas por una debilidad en las paredes de las venas superficiales, fundamentalmente en la zona de las piernas. Estas dilataciones o acumulaciones anormales de sangre resultan antiestéticas para el cuerpo y en algunos casos pueden ocasionar síntomas clínicos que derivan en complicaciones graves para la salud.


Para analizar este tema en profundidad, hemos consultado con el Doctor Eduardo Doneiger, médico director de las clínicas Varicenter. Las 5 clínicas que hay abiertas en España están especializadas en el tratamiento de varices con microespuma. Varicenter fue la clínica pionera en España en su uso. De la charla con él hemos extraído valiosas claves que mostraremos a continuación.

Factores que favorecen la aparición de las varices
Las mujeres son más propensas a padecer varices ya que poseen un mayor número de factores de riesgo, con una estadística que abarca el 60% frente al 40% de los hombres. Entre los factores que se han demostrado que más inciden en el desarrollo de las varices se encuentran en primer lugar los antecedentes familiares, seguido del aumento de la edad, el embarazo, el sedentarismo, la falta de ejercicio, entre otros.

Si ya conoces que tienes una propensión a la fragilidad capilar o has sufrido algunos de los estragos de estas anomalías vasculares, te recomendamos seguir estas diez claves que te ayudarán a su tratamiento o prevención, cualquiera que sea el caso.

Mantener una rutina de ejercicios frecuente
El sedentarismo, el sobrepeso y la falta de ejercicio físico son de las principales causas de los problemas circulatorios. Para poner en movimiento la bomba muscular de las piernas se recomienda incluir una rutina de ejercicios frecuente, que puede incluir caminar, pedalear, subir o bajas escaleras, así como realizar flexiones o movimientos circulares con las piernas.

Mantener los pies elevados
Los trabajos que demandan estar de pie sin moverse o sentados durante toda la jornada, usualmente provocan un agotamiento de las venas. Para contrarrestar esta situación se recomienda en las horas de descanso dar paseos cortos o mantener los pies elevados, ya sea en una posición tendido o sentado. Elevar la cama para dormir con las piernas ligeramente levantadas también puede ser muy recomendable

Elegir un calzado y una vestimenta adecuada
Resulta igual de perjudicial para el retorno venoso y la musculatura de las piernas un calzado totalmente plano, que uno demasiado elevado o ajustado. Es por esto que se recomienda que se elija para el uso diario un calzado cómodo, que no cree rozaduras y posea un tacón máximo de 5 cm. Lo mismo aplica para la ropa, se deben evitar las medias demasiado ajustadas, los cintos u otras prendas que compriman el cuerpo.


Evitar las exposiciones al sol
En el verano las varices pueden empeorar considerablemente y esto es debido fundamentalmente al intenso calor y las exposiciones prolongadas al sol. El sol se debe tomar de manera controlada y siempre usando un protector solar con un factor de protección elevado.

Darse duchas de contraste
En invierno tampoco es conveniente la exposición a las altas temperaturas de las calefacciones o al calor intenso localizado, al igual que tampoco se aconseja el frío más intenso. Lo más recomendado es alternar entre el agua fría y caliente, a través de duchas de contrastes que pueden ser localizadas o no.

Aplicar cremas hidratantes o venotónicos
Una vez que aparecen las varices se producen picores y otros síntomas molestos. En lugar de rascar estas zonas sensibles se debe utilizar una crema hidratante que evite que la piel se reseque demasiado, así como otros geles o cremas venotónicos que oriente un especialista.

Masajear de forma diaria las piernas
Como podemos leer en este artículo de El País, los masajes localizados en la zona desde el tobillo hasta el muslo, son muy estimulantes si se realizan de manera diaria y con las piernas levantadas. En el caso de que se estén vislumbrando las primeras manchas puede ser de ayuda utilizar una crema anticoagulante localizada.


Consumir abundantes líquidos
El consumo de abundante agua o líquidos en forma de zumos, infusiones o caldos, puede ayudar a aumentar la fluidez de la sangre y la eliminación de los desechos del cuerpo. Es por ello que se recomienda beber de 6 a 8 vasos diarios de agua.

Incluir en la dieta antioxidantes
Los alimentos que contienen antioxidantes poseen propiedades antiinflamatorias y vasoconstrictoras, que previenen la degradación de las paredes de las arterias y venas. Para mantener en buen estado los vasos sanguíneos se deben incluir en la dieta: aceite de olvida, aguacate, zanahoria, tomate, espinaca, ajo, cebolla, col, fresas, moras y uvas.

Incluir en la dieta fibra
La fibra contenida en los alimentos vegetales es igual de beneficiosa para la circulación, por lo que se deben incluir en la dieta los cereales integrales, el salvado, las verduras, hortalizas, frutos secos y frescos.

Recibe todas nuestras actualizaciones en tu E-mail