viernes, 21 de agosto de 2015

Algo que debes saber: como salvar a un bebé de la muerte por atragantamiento

Este truco debería de saber hacerlo todo el mundo, pues de vital importancia lograr realizar este simple truco que puede salvar cientos de vidas. Las muertes por atragantarse son mucho más comunes de lo que creéis, muchísimo más. No hay peor desgracia que se te muera la persona que más quieres -u otro ser querido- por algo tan “estúpido” como  pasar por la mala suerte de acabar muriendo por asfixia o atragantamiento causado por un alimento que de haberse masticado mejor, podría haberse evitado una tragedia.

De hecho, hoy en día la gente en los EE.UU está tan preocupada por morir de esta terrible forma, que hasta en Amazon venden y compran accesorios para evitar atragantarse con una mala pasada de la comida, incluso poder llega directamente a auto-expulsarse la pieza de ingrediente atragantada que impide hacernos respirar correctamente, y por ello causa la muerte en muchos casos.

Bebés que ya incluso sin comida, directamente por tragarse algo a lo que han obtenido acceso sin que la madre o el padre estuviesen en ese momento mirando y controlado, que se lo han llevado a la boca, y se les ha quedado sin pasar el tracto de la garganta, causándoles en el peor de los casos una muerte dolorosa. Todo ello se puede evitar aprendiendo este truco, también mundialmente conocido como la Maniobra Heimlich:

Nunca sabes cuando vas a necesitar realizar esta principal tarea de primeros auxilios para saber a alguien. Puede que le ocurra a tu hijo si tienes o el día que tengas, o a tu madre en una comida familiar atragantándose por accidente. O que te ocurra dentro de un Restaurante o lugar público, presenciando como alguien se atraganta y necesitando de un héroe o heroína que sepa realizar la maniobra Heimlich y logre salvarle la vida a la persona que está agonizando por atragantarse con un alimento.
Si no actúas rápido, en cuestión de segundos la vida de una persona puede tirarse por la borda, y morir de forma muy rápida sin que a penas te hayan podido dar reflejos para marcar ni tan siquiera el número de una ambulancia. Por eso es de vital importancia que nosotros mismos sepamos qué hacer exactamente si se presenta una situación así.


Pasos para realizar la versión de la Maniobra Heimlich para bebés:

1. Es importante que mantengas la calma, que no pierdas los nervios por  aterrador que sea ver a esa personita que quieres llorar, sufrir y gritar de agonía por no poder respirar. Cálmate, necesitas tu cabeza al 100 por cien para salir de esta.

2. Si el bebé se atraganta en su silla, hay que sacarlo inmediatamente de esta.

3. Debes colocar a la criatura del revés, sobre ti, como ves en el dibujo.

4. Colocado sobre tus piernas, que su boca cuelgue por la zona de tus rodillas.

5. Usa entonces el talón de tu mano para darle al bebé 5 golpes en seco entre la espalda y los hombros, secos y rápidos, contundentes sin miedo.

6. Tras este punto quizás el bebé haya ya parado de llorar y se le haya por fin liberado lo atragantado. En caso contrario, gira rápidamente a la criatura para que mire hacia ti, y con tu dedo haz una pasada por su garganta haciendo movimientos masajeadores duros, con la esperanza de localizar la espina o alimento que cause el taponamiento.

7. Si todavía no logramos nada, le colocaremos sobre su espalda y con nuestros dos mejores dedos de la mano, realizaremos golpes de comprensión a lo largo de su esternón, hasta un total de 5 golpes seguidos que repetiremos continuamente hasta lograr evitar el atragantamiento.

Recibe todas nuestras actualizaciones en tu E-mail