miércoles, 26 de agosto de 2015

Los mejores remedios para esos feos y dolorosos vellos encarnados o enterrados

Exceptuando algunas partes del cuerpo como las palmas de las manos, las plantas de los pies, los labios, el resto de la superficie externa del cuerpo humano se halla recubierta de vello.

El vello consiste en una especie de tallos cilindricos muy delgados que se originan en los llamados folículos pilosos. Tales folículos son unas depresiones de la piel que llegan hasta la parte más profunda de ésta, en la que se encuentra la denominada porción germinal o matriz del pelo. A partir de ésta se inicia el crecimiento del vello.

A la porción del pelo que se halla alojada en el interior del folículo piloso, y que entra en contacto con la citada matriz, se la denomina raíz.

El desarrollo de los folículos pilosos se inicia en el feto a partir del cuarto mes de gestación, de modo que el vello ya aparece en el niño cuando éste aún se halla en el interior del útero materno. Se trata, entonces, de un vello muy fino y suave que recibe el nombre de lanugo y que, prácticamente, reviste todo el cuerpo del bebé, cosa que se observa con claridad en el recién nacido.

Pocos días después del nacimiento, el lanugo va desapareciendo y se sustituye por el brote de un vello nuevo, fino, pálido y poco consistente que permanece durante toda la niñez.

Al llegar a la pubertad se inicia, bajo la acción de las hormonas sexuales, la aparición del denominado vello sexual, es decir, el vello axilar y púbico. El vello corporal, a partir de este período de la vida, varía en sus características, sobre todo en los varones, tornándose en éstos más fuerte y pigmentado. Por el contrario, en la mujer persiste el vello fino y suave de la infancia.

Las hormonas que originan las modificaciones en el vello son las hormonas sexuales masculinas, denominadas andrógenos, que los testículos generan en abundancia. En cantidades mucho menores, también las elaboran las glándulas suprarrenales, pequeñas formaciones de carácter glandular que se hallan encima de los riñones.
En la mujer, las glándulas suprarrenales y los ovarios producen una pequeña cantidad de hormonas sexuales masculinas, la cuales son las que originan un aumento de la actividad de los folículos pilosos en determinadas zonas del cuerpo, como consecuencia de lo cual sale el vello.

El vello al crecer, algunas veces; se enrosca en sí mismo. Cuando la punta del vello vuelve a meterse en la piel, se llama vello metido, encarnado, clavado o enterrado..

Un vello encarnado se produce por dos razones. Cuando se rasura demasiado al ras, puede usted cortar la parte superior del folículo piloso y hacer que éste se obstruya parcialmente. Esto propicia que el vello se doble en el interior del folículo. Con el tiempo, en lugar de crecer recto, hacia arriba, lo hace de lado: perfora el folículo piloso y se entierra en la piel, que reacciona con una inflamación en forma de bultito rojo.

La otra causa es que el vello también se clava en la piel cuando, después de crecer hacia arriba, se riza y vuelve a entrar en el folículo de donde salió.

Este trastorno afecta tanto hombres (al afeitarse la barbilla) como mujeres (en zona del bikini y muslos) especialmente aquéllas quienes tienen el vello grueso y rizado las cuales son propensas a ese segundo tipo de causa.

Remedios populares

Remedio para los vellos encarnados o enterrados #1:  Aplicar compresas de agua calientes para que los poros se abran y así los vellos enterrados puedan salir, con mayor facilidad, a la superficie de la piel.


Remedio para los vellos encarnados o enterrados #2: Hervir un puñado de malva o manzanilla en una taza de agua por 5 minutos.  Tapar y dejar refrescar.  Colar y empapar un paño de algodón limpio con esta infusión.  Aplicar, dos o tres veces al día, para abrir los poros puedan abrirse y pueda salir el vello enterrado.

Remedio para los vellos encarnados o enterrados #3: Poner una franela empapada con agua caliente en la zona afectada. Dejar ahí unos cinco minutos para que se ablande el vello. Con unas pinzas para depilar hale suavemente la punta del vello fuera de la piel. Luego cortar el rizo con unas tijeras para uñas. Este remedio se emplea en caso que los dos anteriores no den resultados.

Remedio para los vellos encarnados o enterrados #4 Colocar en una licuadora 1 taza de leche entera y 1 pepino cortado en rodajas.  Licuar hasta que quede cremoso. Dejar en el refrigerador por unos minutos para que se enfríe.  Empapar un paño con esta preparación y aplicar en el área afectada.  Despuès retirar con agua tibia. Este remedio desinflama y reduce la picazón que se puede sentir en este caso.

Remedio para los vellos encarnados o enterrados #5: Mezclar en una taza de agua 1 cucharada de bicarbonato de soda.  Después empapar uaa bolita de algodón y aplicar sobre la piel afectada. Dejar puesta por 5 minutos y lavar con agua fría. Repetir este remedio a diario por 5 días. Este remedio suaviza la piel facilitando que el vello encarnado pueda salir .

Recomendaciones

Recomendaciones preventivas

Afeitarse en la dirección en que crece el vello. En este sentido, el vello en el rostro de los hombres crece hacia abajo en las mejillas, derecho en la barbilla, hacia abajo en la mandíbula, y hacia arriba en la parte inferior del cuello, generalmente debajo de la nuez de Adán.  En el caso de la mujer, el crecimiento de vello se produce de la rodilla hacia el tobillo  Con esta sencilla medida se evitará, en una gran porcentaje, que el vello se encarne.

Evitar las máquinas de afeitar eléctricas. Las máquinas de afeitar eléctricas a veces hacen que el cabello crezca en todas las direcciones—para arriba y para abajo, hacia atrás y hacia adelante lo cual no ayuda para nada cuando se está tratando de afeitarse siguiendo la dirección del vello

Usar hojas con filo. Una hoja de afeitar sin filo puede empeorar el problema. Use una hoja nueva cada vez que se afeite.

Evitar usar camisas con cuellos duros y altos que se rocen contra la piel del cuello. El cuello es donde más salen los cabellos metidos.  Por lo tanto, se aconseja tratar de no usar ropa que  agrave el problema,

Recomendaciones cuando se está sufriendo de vellos enterrados

No usar navaja de afeitarse, por lo menos, por uno o dos días en especialmente si el área tiene muchos granos rojos, ya que podría inflamarse más.

Acudir al médico si el vello enterrado forma un grano rojo que se hincha y duele más en lugar de mejorar, ya que podría haber desarrollado una infección que posiblemente requerirá, para su tratamiento, de alguna crema que contenga antibiótico.

Recibe todas nuestras actualizaciones en tu E-mail