martes, 15 de septiembre de 2015

Esto es lo que pasa cuando bebemos agua con el estómago vacío…

Desde hace muchos años, en Japón existe la costumbre de beber agua justo después de despertarse cada mañana. Se conoce esta acción como terapia de agua y está aprobada por la Asociación Médica de Japón. Se ha podido demostrar que esta terapia aporta al cuerpo humano una serie de beneficios para su salud. Según la Asociación Médica Japonesa, esta terapia puede tanto combatir como prevenir las siguientes dolencias o enfermedades:¿Quieres saber más? Sigue leyendo.

Dolores de cabeza y del cuerpo
Problemas relacionados con el sistema cardíaco, como el latido rápido del corazón
Artritis
Epilepsia, bronquitis y asma
Obesidad y sobrepeso
Tuberculosos, meningitis
Enfermedades de riñones y urinarias
Vómitos, gastritis, diarrea, estreñimiento
Diabetes
Hemorroides
Enfermedades de ojos, oído, nariz o garganta
Enfermedades del útero
Cáncer
Trastornos menstruales

Esta terapia es ideal para resolver todos estos problemas. Además, debemos recordar que es importante mantenerse bien hidratado durante todo el día y esta es una excelente manera de empezar a cumplir este objetivo. Tenemos que beber muchos líquidos, sobre todo agua por la mañana. Si quieres perder peso, este es el camino que debes seguir.
Ya sabemos que beber agua es una acción muy sencilla, muy económica y que no tiene efectos adversos. Pronto empezarás a experimentar los síntomas positivos de la desintoxicación de tu cuerpo gracias a que el agua limpia todas las toxinas acumuladas.

Cómo realizar la terapia del agua

Esta terapia es muy sencilla de realiza, pero consta de unos pasos que debes tener en cuenta. Aquí los tienes:


  1. Nada más levantarte, bebe 650 ml de agua. Hazlo despacio y sin prisa.
  2. Después del agua, ya puedes cepillarte los dientes y limpiarte la boca. No comas nada durante los siguientes 45 minutos.
  3. Pasado ese tiempo, ya puedes desayunar como lo harías normalmente.
  4. No comas ni bebas nada durante las dos horas siguientes tras el desayuno, la comida o la cena.
  5. Si no pudieras empezar con tanta cantidad de agua, hazlo con menos y ves subiendo progresivamente.
  6. Comienza poco a poco, pues nuestro estómago no está acostumbrado a ingerir tanta agua por la mañana.


No lo fuerces.

Intenta que el agua esté a temperatura ambiente o incluso tibia. Es preferible evitar los peligros que conlleva beber agua fría. Tampoco puede contener flúor u otros productos químicos. Si sabes que el agua de tu zona lleva incorporada algunas sustancias químicas, es mejor que compres un filtro de agua.


Conclusión

Esta terapia del agua no tiene efectos perjudiciales para ti. Solo notarás que irás más al baño. También puedes experimentar aquellos síntomas típicos de la desintoxicación. Esto es totalmente normal y ocurre cuando nuestro cuerpo se está limpiando, eliminando toxinas y combatiendo organismos que pueden ser dañinos.

Así pues, los síntomas que podrías experimentar en este proceso serían cierto picor, mareo, náusea, dolores de cabeza, malestar estomacal, diarrea, fatiga, cansancio o cambios de humor.

No te preocupes. Como hemos comentado, estos síntomas son completamente normales y desaparecerán tras los primeros días. Deja que tu cuerpo pase estos síntomas de manera natural y espera a que recupere el equilibrio por sí solo.


Recibe todas nuestras actualizaciones en tu E-mail