jueves, 10 de septiembre de 2015

¿Sabías que el jugo rojo que sale de la carne cruda no es sangre? Mira que es en verdad

A lo mejor te ha sucedido que en algún momento de tu vida alguien te ha servido un filete el cual no estaba del todo cocinado y que para empeorar tenía un lucimiento extraño debido a una gran cantidad de líquido rojo que desprendía la carne lo cual es muy parecido a la sangre.

En todo caso, si eres de las personas que le gusta la carne cruda o semi-cocinada esto no sería un gran problema, debido a que las carnes con poca cocción suelen ser molestosas al saborearla e incluso dar asco. Pero para tu tranquilidad la realidad es que este líquido que derrama el filete no es sangre animal sino agua.

En caso de que no lo supieras, los filetes que consumimos son tejido musculares, por lo que es normal que tengan grandes cantidades de agua alojadas en su interior. Puesto que cuando se mata un animal para estos fines se deja desangrar hasta que este escurra toda la sangre por completo. En muchos casos esa sangre es aprovechada para la realización de morcillas, chorizo e incluso hasta para freír. En todo caso si queda un poco de sangre seria en órganos como las vísceras, el corazón y los pulmones.
Por lo tanto cuando las piezas de carne que ingieres llegan al comercio donde serán distribuidas o cocinadas, hace tiempo que estos están desangrados por completo. Pero lo que si es que los músculos siguen manteniendo el agua en su tejido muscular.


De no ser así los filetes que comemos estarían más duro que una piedra, y en todo caso, duro es como se ponen cuando los cocinamos demasiado y pierden todo el líquido que le da esa suavidad y elasticidad que poseen.

¿Entonces de donde proviene el color rojo?

Esto sucede debido a una hemoproteína llamada mioglobina que contiene hierro y cuya función es almacenar oxígeno en las células musculares. Esta proteína es la que se encarga de darle ese color rojo a la carne y acaba tiñendo también al agua del tejido muscular. Esta proteína es muy similar a la hemoglobina, la encargada de almacenar oxígeno en las células rojas de la sangre.

Así que ya sabes, esto es solo agua teñida de rojo lo que ves en ese filete que no deseabas comerte.

¡Buen provecho!
ESTE VIDEO TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR.

Recibe todas nuestras actualizaciones en tu E-mail