miércoles, 16 de septiembre de 2015

Si eres de las que cruzas las piernas debes tener cuidado… puede ser muy perjudicial

Uno de los hábitos que tienen la mayoría de las mujeres es la de cruzar las piernas, aunque hay algunos hombres que también lo hacen y esto es por comodidad.

Esto está visto como algo común e inofensivo, lo cierto es que si no sabemos controlarlo y hacerlo con regularidad puede derivar algunos problemas de salud en el cuerpo, los cuales se manifiestan a mediano y largo plazo.

¿Qué es lo que sucede cuando cruzamos las piernas? 

Este es un movimiento forzado que altera el funcionamiento de las articulaciones y del complejo sistema circulatorio que atraviesa por ahí.

Así que en este artículo te daremos a conocer cuales son los peligros de cruzar las piernas, así como las recomendaciones.

Peligros de cruzar las piernas

Es cierto que cuando las personas cruzan las piernas tienden a sentir una sensación de bienestar, lo que hace que repitamos una y otra vez este movimiento.

Cuando estamos sentados y cruzamos las piernas, la musculatura de la zona se relaja y el grupo muscular que debería estar contraído para protegerla no actúa de manera adecuada, lo que provoca una sobrecarga en la pelvis.
Esa fuerza que se ejerce sobre la pelvis y la relajación falsa que produce conllevan a formar un espacio entre la cabeza del fémur y el acetábulo, lo que a su vez hace que la articulación salga del eje provocando un leve desplazamiento del muslo.

Lo peor de todo es que cuando dejamos esa posición, la musculatura aún necesita un tiempo de recuperación para reactivarse y en muy pocas ocasiones se los proporcionamos.

Aparición de várices

Las várices son un problema de circulación sanguínea y son provocadas por tener el hábito de mantener las piernas cruzadas todos los días.

Para evitar que padezcas de várices te recomendamos ejercitar las piernas todos los días, además de evitar cruzarlas lo más que puedas. Puedes ponerte un castigo monetario cada que cruces las piernas, de esta manera evitarás hacerlo a toda costa.


Efectos en la espalda

Cuando cruzamos las piernas hacemos que el peso solo se cargue sobre un lado, esto por supuesto deriva grandes problemas con la higiene postural.

Al momento de cruzar las piernas nuestra columna se ve en la obligación de adaptarse a una nueva distribución de peso, con ello se tiene que aguantar toda la carga que está mal distribuida.

Eso por supuesto que tiene consecuencias, con la espalda, así que se recomienda tomar una postura correcta a la hora de estar sentados, además de levantarse del asiento y hacer ejercicios de estiramiento, así tendrás menos problemas.

Recomendaciones

Para evitar que el cruce de piernas nos afecte lo que debemos hacer es quitarnos este hábito, algo que puede ser muy complicado al principio, pero de igual manera se nos hará un hábito el no cruzarlas.

Cuando nos sentemos debemos procurar mantener la espalda erguida, de esta manera no la sobre cargamos ni generamos tensión.

Trata de mantener apoyados los dos pies en el suelo, de esta manera el peso se distribuye en ambos pies y no se genera presión sobre la pelvis.

Por supuesto que no debemos dejar a un lado el hacer ejercicio con cierta frecuencia, esto ayudará a mantener en forma el área de la musculatura, además de todo lo que tenga que ver con arteria y venas.




Recibe todas nuestras actualizaciones en tu E-mail