jueves, 24 de diciembre de 2015

Mira como evitar los agujeros en tus intestinos! Por comer de todo y en exceso. Mira lo que te puede suceder, aquí la cura

El síndrome de intestino permeable, también conocido como permeabilidad intestinal, se produce cuando las sustancias, tales como partículas parcialmente digeridas de alimentos, toxinas y bacterias, se fugan a través de la pared intestinal hacia el torrente sanguíneo.

Los cambios en la dieta son algunas de las opciones de tratamiento recomendadas para curar los intestinos dañados. El LGS interfiere con la producción de la enzima necesaria para la digestión y la absorción de los nutrientes. Los cambios en la dieta son algunas de las opciones de tratamiento recomendadas para curar los intestinos dañados.

Si comes estos alimentos puedes causar hoyos en el intestino. La imagen es horrible. Nadie quiere que nuestro intestino se llena de agujeros como si se tratase de una pieza de queso retratada en unos viejos dibujos animados. Y todo esto puede darse después de sufrir inflamación crónica del intestino, una enfermedad o síntoma que puede tocarte sufrir el día menos esperado, y más vale saberlo desde ya para poder poner algún fin a este mal. Ahora que aún hay tiempo y los agujeros del intestino pueden evitarse.
Hablamos concretamente del síndrome del intestino permeable. Y para evitar sufrir este mal vas a necesitar evitar los siguientes alimentos. No a toda costa. Pero si conocerlos para saber que a partir de ahora mejor no abusar, o lograrán agujerear tu intestino:

Atención a todos los alimentos picantes que consumas a partir de ahora. Sí, el picante está muy bueno y es hasta sano por su poder antibiótico capaz de “matar” a cualquier “bicho viviente” dentro de nuestro organismo. Pero también es una sustancia muy “fuerte”, digamos que hasta corrosiva en ocasiones dentro de nuestro cuerpo. Puede afectar de manera negativa a un órgano tan sensible como es el intestino, si abusamos de la comida picante continuamente.


Alimentos con grasas saturadas también es importante evitar. Ya no sólo por la salud del intestino, sino también por la salud cardiovascular de nuestro corazón. 1 vez al mes, o quizás hasta cada dos semanas comer algún capricho bien, pero no hacerlo constantemente. Una dieta alta en grasas saturadas (porquerías de supermercado, patatillas, bocadillos, sandwiches, comidas preparadas, pizzas congeladas…) acabará en problemas de corazón, intestino y hasta poder generar diabetes del tipo 2.

Las pastillas Ibuprofeno y similares (pastillas de toda la vida para “el dolor de la cabeza”) deben de ser evitadas. Sí, se pueden comprar legalmente en una farmacia y sin prescripción, pero abusar de ellas es comparable a tomar cocaína o cualquier otra “droga ilegal” (hecha de los mismos materiales que las legales). Cuidado con pasarse usando estos medicamentos aparentemente no-peligrosos. Hay personas que toman Ibuprofenos cada día… Eso es fatal.

Recomendaciones Prácticas y Sencillas:
Para Dejar de dañar tu intestino
Debes saber qué alimentos pueden provocarle malestar a tu intestino.
Ponte en desintoxicación por dos semanas.
Debes detener el estrés
Elimina los medicamentos y otras toxinas potenciales.
Haz una prueba para saber si tienes parásitos intestinales.


Para Reparar el daño
Come alimentos que ayuden a tu intestino.
Mastica tus alimentos de manera lenta y completamente.
Introduce los probióticos.
Incluye abundante omega 3.
Corrige el daño con una serie de suplementos naturales.
Bebe abundante agua.
Duerme

Concejos:
Consulta a un profesional. Habla con tu doctor, tu nutricionista u otro profesional para un plan de tratamiento especializado. Todas las personas tienen necesidades ligeramente distintas, así que hablar con un médico profesional es la mejor manera de crear un plan que funcione para ti.

Ten paciencia y sé persistente. No podrás curar un intestino permeable de la noche a la mañana, pero si mantienes hábitos saludables por varias semanas o meses, se puede deshacer la mayor parte del daño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recibe todas nuestras actualizaciones en tu E-mail