lunes, 15 de mayo de 2017

¡Cuidado! Nunca consuma "Papas" si tienen este problema, ¡Puede ser muy peligroso!

Las partes verdes de una patata cruda son ricas en solanina, un glucoalcaloide de sabor amargo y con propiedades tóxicas. La solanina es un fungicida y pesticida propio de la patata que utiliza para protegerse de forma natural, pero que ingerida por el hombre en altas concentraciones puede resultar letal.

¿Cómo disminuir el contenido en solanina? La mayor parte de solanina se encuentra en la piel de la patata, con lo que al quitarla nos desprenderemos del 30-80% de esta sustancia tóxica. También la fritura inactivará la sustancia tóxica, no en cambio el hervido o la cocción en microondas.


Es muy importante el almacén de las patatas en un sitio fresco, seco y oscuro, ya que las condiciones de luz y humedad hacen aumentar el contenido en solanina incluso 4 veces más por día. ¿Qué síntomas tóxicos produce? se producen principalmente manifestaciones gastrointestinales y neurológicas: nauseas, diarreas, vómitos, retortijones, escozor de garganta, mareos, vértigos. 
La ingesta de 3 mg de solanica por kilogramo de peso corporal puede provocar incluso la muerte, esto sería más o menos ingerir dos kilogramos de patatas que tuvieran una concentración normal de solanina.


Por tanto cuando vayamos a comer patatas asegurarnos de quitar la piel y desechar las partes que están verdes, así disminuiremos la posibilidad de sufrir una intoxicación por solanina. Aunque como hemos dicho haría falta ingerir mucha patata para caer enfermo por esta causa, no obstante lo más importante es el buen almacén de las patatas para evitar que la sustancia tóxica prolifere.

ESTE VIDEO TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recibe todas nuestras actualizaciones en tu E-mail