viernes, 2 de junio de 2017

El huevo más que un alimento, el aliado perfecto para tu pelo.

Existen remedios caseros que protegen el pelo, lo nutren y evitan su caída fortaleciéndolo. Los tratamientos con el huevo es uno de ellos. El huevo no sólo es uno de los mejores alimentos para el ser humano al aportar gran cantidad de proteínas, vitaminas y minerales a nuestra dieta, también es excelente para mascarillas para el cabello.

  ¿Qué beneficios tiene el huevo en el cabello?


Para que un cabello se encuentre en buen estado debe de nutrirse desde los folículos que se encuentran en el cuero cabelludo. Si estos se encuentran bien hidratados, el resultado que obtendremos es un cabello con volumen y brillo.

Logra un cabello mucho más fuerte y resistente.
Frena la caída del cabello.
Aporta brillo al pelo.
Evita que el pelo tenga un aspecto quebradizo.
Ahuyenta la humedad del cabello y que tenga siempre un aspecto encrespado.

¿Qué debemos tener en cuenta al aplicar huevo sobre nuestro cabello?

El huevo es un alimento que, por lo general, y sobre todo cuando se encuentra crudo, suele manifestar un olor bastante fuerte e incluso desagradable. Por ello, no debemos tener miedo de que ese olor permanezca tras lavar nuestro cabello.
Las indicaciones que debemos tener en cuenta, al tratarse de un producto delicado de manejar son el hecho de enjuagar el cabello con agua fría siempre. Si lo hacemos con agua muy caliente puede producir un efecto como de cocina sobre el mismo, y que por ello desprenda más olor y cueste mucho más eliminarlo del pelo.

Tras cualquier tratamiento de huevo en el pelo, tenemos que lavarlo seguidamente con nuestro champú habitual: el huevo ya habrá hecho su efecto sobre el cabello y tenemos que retirar los restos que haya dejado sobre el pelo y además proporcionarle a este un mejor aroma.

A tener en cuenta:

Huevo entero: para cabellos normales.
Yema sola: cabello seco.
Clara sola: cabello graso.

Las mascarillas y tratamientos a base de huevo crudo, al contrario de lo que ocurre con otros productos, deben realizarse una o dos veces al mes. Son suficientes para que haga efecto, de otro modo podría resultar negativo.


Mascarilla de huevo para pelo seco

Cada tipo de cabello tiene una mascarilla diferente, con una posología, unos ingredientes y unas cantidades distintas. Para un cabello seco y quebradizo sería necesario un huevo, mayonesa y una cucharada de aceite oliva. Se bate el huevo y cuando se ha realizado una mezcla consistente, se le añaden los otros dos ingredientes. Posteriormente, se aplica a modo de mascarilla sobre el cabello durante 20 minutos, para aclarar finalmente con abundante agua fría y el champú convencional.

Mascarilla de huevo para pelo graso

El pelo graso necesita un tratamiento especial. Son cabellos que tienen tendencia a ensuciarse más rápidamente y sienten necesidad de lavarse cada menos tiempo que los secos. Con este tipo de mascarillas se pretende que pase más tiempo entre lavados.

La mezcla perfecta para esta mascarilla para cabellos grasos es el zumo de limón mezclado con un huevo y una cucharada de miel. Una vez realizada la mezcla, se aplica sobre el cabello en seco durante 15 minutos y posteriormente se realiza el lavado normal con agua fría.

Es un modo muy sencillo de realizar una mascarilla con la que notaremos resultados rápidamente. Además, son productos que tendremos al alcance de nuestra mano y resultan más económicas que realizarse un tratamiento en una peluquería o adquirirlo en una tienda. Además, conocemos de primera mano los productos con los que estamos tratando nuestro cabello, y que ninguno de ellos contiene elementos químicos que puedan afectarle negativamente.

ESTE VIDEO TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recibe todas nuestras actualizaciones en tu E-mail