Hierbas que sacaran los fármacos de tu botiquín.

El bálsamo de limón, el jengibre, el diente de león y  la cúrcuma, son cuatro aliados herbales que podrían sustituir una buena porción de tu botiquín farmacéutico. Afortunadamente, la cultura de medicinal ancestral y herbolaria se está revalorando, después de que durante el siglo pasado las farmacéuticas alcanzaron un crecimiento desbordado y nuestra dependencia hacia ellas también aumentó.

Aquella cultura que consideraba que las plantas eran únicamente para un alivio temporal está cambiando; hoy reafirmamos que incluso hasta las peores migrañas pueden sanarse mediante hierbas con efectos casi inmediatos.

Desglosamos las bondades de estas maravillas de la naturaleza que, una vez probadas, serán indisociables de tu botiquín:

Bálsamo de limón: útil para aliviar insomnio, ansiedad, un sistema inmunológico débil, fiebres, indigestión, dolores en los bebés, estrés y gripa. Todo lo anterior engloba muchas de las dificultades que podemos enfrentar cotidianamente.
Jengibre: para mitigar las náuseas un té de jengibre es muy eficiente; asimismo, mejora tu sistema inmunológico, funge como analgésico, antibiótico, expectorante y antigripal, y alivia los dolores menstruales.

Cúrcuma: este típico ingrediente del curry contiene  propiedades impresionantes; suele usarse para combatir diversos padecimientos, desde eczema hasta Alzheimer, e incluso funciona como un blanqueador de dientes.
diente de leon

Diente de león: el total de esta planta puede comerse, y estimula la digestión, es diurética y también es un desintoxicante. Puede usarse como té.

Áloe vera

Efectivo calmante con propiedades refrescantes. Rompe una hoja de la plata verde, abrela por la mitad y utiliza su gel fresco para aliviar rasguños, quemaduras menores, escaldaduras y quemaduras solares. Como alternativa, se puede comprar jugo de áloe vera.

Caléndula

Hierba antiséptica y cicatrizante. Combina su tintura con la de hipérico y limpia suavemente la zona afectada o diluye una cucharadilla en media taza de agua hervida y úsala como loción antiséptica y limpiadora de abrasiones. Utiliza como crema cicatrizante.


Manzanilla

Calmante y relajante. Toma una infusión para la fiebre, el insomnio y naúseas, o endulza con miel para recuperarse de las impresiones fuertes. la infusión fría se puede utilizar como loción limpiadora y calmante de la piel inflamada y rasguños.

Consuelda

Planta de propiedades cicatrizantes. Machaca las hojas frescas hasta obtener una pulpa y aplica como cataplasma en esguinces, contusiones y úlceras. se puede aplicar también en crema o aceite macerado.

Equinácea

Conocido como antibiótico natural, la equinácea suele usarse para prevenir las infecciones. Diluye la tintura y utilízala como loción en heridas y picaduras de insectos o mordidas de animales. También se puede tomar por vía interna para aumentar las defensas.

Ajo

Hierba de cocina con propiedades antisépticas y anticatarrales. Toma un diente de ajo crudo dos veces al día para aliviar la congestión y prevenir infecciones. Frota un diente de ajo en los forúnculos o granos infectados.

Lavanda

Cicatrizante y calmante, su aceite esencial se frota sobre la piel para aliviar picaduras de insectos, quemaduras solares y escaldaduras. Inhalarlo ayuda a recuperarse delas impresiones. Se pueden frotar sobre las sienes para aliviar la tensión de cefalea e insomnio.

Hamamelis

Planta conocida por aliviar y refrescar instantáneamente. Moja un disco de algodón en destilado de hamamelis y aplica a voluntad para aliviar el escozor de picaduras de insecto, contusiones, quemaduras menores y solares, y hemorroides.

Llantén menor

Hierba de propiedades calmantes y acción antihistamínica. Machaca las hojas frescas y aplica sobre rasguños, picaduras de insecto o irritaciones de la piel. Combina su tintura con la de caléndula para obtener un saludable colutorio o aplicar sobre cortes o abrasiones.

Ulmus rubra

Aplana el estómago y reduce la inflamación. mezcla con agua y tómalo para aliviar la indigestión, gastritis y problemas de estómago. Mezcla con un poco de agua y forma una pasta para aplicarla como cataplasma sobre astillas y furúnculos.

Comentarios