Cómo evaluar el año pasado y afrontar nuevas metas.

El fin de año es la ocasión que muchas personas suelen utilizar para pasar balance del tiempo pasado y hacer sus proyecciones para el periodo que empieza.

Aquí se suele hacer un recuento, celebrar las cosas que se llevaron a cabo y reflexionar por aquellas que no se pudieron concretar.

Sandra González, psicóloga clínica de los Centros de Diagnóstico y Medicina Avanzada y de Conferencias Médicas y Telemedicina (Cedimat), dice que cuando se habla de despedida y evaluación de año, viene mucha nostalgia, frustraciones y logros a la mente y, la mayoría de las veces, se quiere paralizar el tiempo o acelerar las metas no cumplidas en dos días.

Analizar y evaluar

Pero, la manera correcta es sentarse a analizar y evaluar, esta sería la opción adecuada, ya que ni acelerar ni cuestionarse, ni trancarse son las formas de solución.

“Todo ciclo tiene que terminar, así como tenemos un inicio, existe el final. Deberíamos permitir que fluya, nos guste o no. Por lo tanto, cerrar un ciclo que aunque no veas que avanzaste ni lograste tus objetivos, es bueno que sepas que no es el final.

Tienes que perdonarte por los errores y situaciones para que sanes y puedas seguir adelante”, aconseja González.
Proceso natural

La especialista recalca que es el proceso natural de la vida, que los cierres son inevitables y cada cierre trae consigo un nuevo comienzo. Por lo tanto, es importante evaluar qué se hizo y qué no, que se permitió y que no se dejó que sucediera.

La meta es seguir adelante y no paralizarse en la humillación y el maltrato con las quejas cotidianas y presiones internas.

González explica que para hacer una evaluación certera del periodo que concluye es necesario responsabilizarse de los errores, sin caer en la desdicha del desánimo, ni buscar culpables de las decisiones tomadas, por ejemplo, los factores externos no le obligan a permanecer en su estado actual ni mucho menos tomaron la decisión de estar, por lo tanto, salga de su zona de confort.

Guía práctica

Específica que se deben seguir algunos pasos para analizar de una manera honesta todo lo ocurrido a lo largo del año, entre ellas cita:

1. Tomar una pausa

Muchas veces se vive el día a día en modo automático lo cual no nos permite respirar y reflexionar sobre las decisiones tomadas de forma rápida sin analizar ni darnos la oportunidad de ver nuevas formas de vida, por lo tanto es de suma importancia realizar una pausa en la ajetreada agenda de la cotidianidad.

2. Siéntese en un espacio tranquilo

Sepárense del ruido diario para poder despejar la mente y abrirse a nuevas posibilidades, ya que el bullicio y su manera de vivir, impide dejar volar la imaginación y soñar aquello que siempre se ha anhelado.

3. Tome lápiz y papel

Son herramientas fundamentales para que no se le olvide nada. Es importante que anote todo, así no tiene excusas de que se le olvidó algo y pueda tener presente lo escrito. Una recomendación es colocar esa nota en la puerta de la nevera, así cada vez que la utilice tendrá presente sus errores o aciertos para corregir o reforzarlos.

4. Escriba todo aquello que deseó a principio de año

Tome nota enumerando todas sus metas u objetivos. Los cumplidos y no. A medida que escribe lo que deseó, añada por qué no se cumplieron, que faltó en usted, que le impidió avanzar más.

Es bueno analizar en donde se quedó y porqué, para saber que corregir y poder avanzar.

5. Valore si añadió metas u objetivos reales

Esto porque muchas veces se persiguen metas no realistas, que se salen de la condición o no se cuentan con las herramientas para lograrlas.

Recordamos que objetivos y metas son cosas diferentes, ya que las metas tienden a ser más abstractas y los objetivos más concretos y que para alcanzarlas tenemos que analizarlas.

6. Verifique los tiempos. Hay que poner fechas y verificar en cuantos plazos se desea alcanzar lo que se propone.

Al momento de medir sus objetivos debe evaluar si lo podría alcanzar a corto, mediano o largo plazo.

Cada uno de estos tiempos tiene que ver con los meses y hasta años. Ya que el tiempo es el mejor aliado y este es el que dirá, a medida que se trabaje, si se está llegando a los propósitos planteados.

El éxito

Si usted es de aquellos que lograron sus metas y objetivos, recuerde que lo importante de llegar al éxito no es solo alcanzarlo sino mantenerse en él.

Los momentos irremplazables

Los momentos, etapas y detalles de la vida son únicos e irremplazables, por lo tanto valórelo, ámelo y abrácelos, independientemente no haya podido llegar o alcanzar lo anhelado.

Si los logró, descubrió o lo está logrando, trate siempre de brindar calidad en lo que haga, eso le llevará al éxito y la satisfacción de que si llega a tener discípulos puedan imitar o seguir sus pasos.

Sea ese gran maestro de perseverancia y paciencia que le llevará a dónde quiera estar sin dejar de disfrutar su momento actual, recibiendo su nuevo año cargado de nuevas oportunidades.

eldia.com.do